Lectora empedernida, adicta al chocolate, emprendedora, mujer, viajera, amante de la naturaleza, curiosa, exploradora de vinos… y diseñadora gráfica.

Así es como me presento en mis tarjetas.

Pequeños detalles como estos con los que nos construyen como personas, nos hacen únicos, aportan autenticidad explicando nuestro lado más humano.

Esta es mi visión del diseño, lo que me apasiona y busco transmitir en mis proyectos. Porque igual que las personas, cada proyecto es único y genuino, explica su propia historia y no hay dos iguales.

Combino conocimientos de mi formación en publicidad con la especialización en diseño gráfico aplicado al packaging.

Tras años trabajando en publicidad de directora de arte, conseguí una beca como diseñadora gráfica en una empresa importadora de alimentos gourmet en Seattle. Allí descubrí el diseño de packaging y me enganchó tanto que decidí especializarme en ello.

Después de cursar el Máster de Packaging en la Escuela Elisava y trabajar varios años en el sector, en 2018 llegó el momento de montar mi propio estudio.

Esta es mi historia.